La frustante y difícil etapa del Potty Training ES POR FIN UNA PRUEBA SUPERADA…

julio 8, 2011 at 1:23 pm 1 comentario

… Fueron meses de meses tratando, es mas se podria decir que un casi un año desde que iniciamos con este proceso, con altos, muchos bajos y uno que otro break; pasamos por todo, desde las alegrias, orgullo, hasta las lágrimas, desilusión, tensión entre pareja, presión, desconcierto, cuestionamientos, y aunque me duele mucho admitirlo y aún me siento perro cuando lo recuerdo, pasamos tambien a los golpes (nalgadas). Fue mucha, LEASE MUCHA frustración e insertidumbre.

Como ya lo habran leído por acá, Sebastian utiliza el inodoro para hacer pee pee desde hace casi un año, no orina y dejó de usar pañales por las noches desde hace muuuuchos meses ya, pero con el número 2, la historia fue otra.

Con Sebastián las cosas siempre han sido sencillas, ningún proceso nos ha dado guerra, o al menos no más de lo normal, nos tenía acostumbrados a eso… a lo fácil, con el potty training nos hicimos la idea que de seria igual… nada complicado, esperabamos resultados inmediatos, yo tenía tanta seguridad, juré que el explicarle como funcionaba el asunto sería suficiente para que él agarrara el ¨toque¨a la primera, a los pocos días de haber comenzado y no ver los resultados esperados, comenzó el stress, y mucha presion para con él (más cuando sabíamos que para el 20 de agosto, día en que comienza nuevamente la escuela, TENÍA que estar fuera de pañales o de lo contrario no sería aceptado en la clase de 3T).

Viendo hacia atrás, logro entender muchas cosas, cometimos un sin fin de errores, y aunque no se exactamente que fue lo que resulto, creo estar casi segura en que fue lo que fallamos y me atrevo a pensar que fue más nuestra culpa que de él.

El primer gran ERROR fue el no seguir un método, sin querer fuimos inconstantes, trabajabamos duro por unos días y como no veíamos ningún avance, la desilusión nos ganaba y bajamos la guardia, volvimos a los pañales varias veces; nosotros (Carlos y yo) teniamos un método, que practicabamos durante los fines de semana, ya que como ambos trabajamos tiempo completo, los fiines de semana eran los únicos ratitos que podíamos estar pendientes al 100%; sin temor a equivocarme ese método no se seguia durante la semana cuando Sebastian se encontraba solo con la nana, pero no sería justo recaer la culpa en una solo persona, aca la responsabalidad es de todos, que se pudo hacer mas si, pero de que vale eso ahora, ya lo hecho hecho esta! Y de todo se aprende en la vida.

En esas pasamos meses; supe que estabamos mal… muy mal y que debía hacer algo el día que me gano la frustación y la colera, ellas pudieron más que yo y ese día le pegue a Sebastian, le falte el respeto a mi hijo y lo lastime… Había terminado de preguntarle si quería hacer poo poo, me respondío que no y uno o dos minutos despúes se hizo en los calzoncillos, que rabia me dio! me levante furiosa de la silla y luego de ir a limpiarlo y regañarlo fuertemente, tome una cuchara de madera (porque por ahí se dice que nunca le debes pegar a tu hijo con la mano… acaso eso hace el castigo menos malo o la mamá menos mala??????… NOOO!!!), le peque en sus nalguitas, con una cuchara de madera, una vez en cada nalga, no se imaginan el llanto tan espantoso, no era llanto de dolor porque tampoco fue que le pegue durísimo, era llanto de resentimiento, Sebastián se asusto, lasmite sus sentimientos; ni que decir de la cantidad de sentimientos encontrados que tuve yo en ese momento, fue horrible, aún me duele recordarlo, para él fue aún peor, lloro tanto que se quedo dormido en el sillón, yo me sentía tan perro que no sabía que hacer… pedirle perdón? reconfortarlo? abrazarlo? no hice nada, me congelé, luego de un rato lo fuí acostar, sintiendome la peor de la mamás… mi bebé no se merecía esa actitud de mi parte…actué por rabia… me dejé llevar.

Unos días después de ese ¨episodio¨, hable con mi amiga Nuria, le conté sobre lo duro que estaba siendo esto, sobre lo mal que me sentía y lo mal que la estabamos pasando tooodos en casa; hablar con ella me tranquilizó muchísimo, aparte de ser una súper mamá, Nuria es excelente psicóloga, me pintó otro panorama, me dio animo y me hizo entender que era posible que él no tuviera la maduración emocional para dar ese paso, y que probablemente nosotros tampoco estabamos preparados mentalmente para manejar la frustación que todo esto traía. Las recomendaciones de Nuri fueron varias pero la mas importante y la que más me llegó fue el ayudar a mi hijo a relacionar el hacer poo poo como algo bueno y placentero y no con frustación, enojo, asco, y peleas que era lamentablemente a lo que estaba acostumbrado, porque cada vez que tenía un accidente, porque éstos casi siempre iban acompañado con regaños y mucho malestar de nuestra parte.

Esa tarde de camino a la casa pase por el supermercado a comprar recompensas, compré unos 6 carros, llegue a conversar con él, hablamos de mantener limpia la ropa interior, le explique tranquila y con mucho amor que los accidentes pasan y que esta bien si de vez en cuando no le dá tiempo, pero que si lograba hacer poo poo en el inodoro, le dariamos un carrito por cada vez que lo hiciera, los pusimos juntos en una esquina en mi cuarto, y él entendió que si quería uno tendría que hacerlo en el toilet, esto de hablar con él y explicarle lo habíamos hecho cientos de veces, pero siempre esperando una respuesta positiva de su parte casi que de inmediato, esta vez, me dije, será cuando él quiera! Y FUNCIONÓ! Fue como mágico!

Al día siguiente Sebastián comenzó a utilizar el inodoro para todo, claro que inmediatamente luego de hacer poo poo salía corriendo a la ¨esquinita¨ para obtener su premio; no creo que esto las recompensas sea el mejor de los métodos y nunca lo habría utilizado como primera opción, pero para nosotros fue algo así como la única opción que nos quedaba y el objetivo se cumplió, logramos que él relacionara el hacer poo poo en el toilet como algo gratificante, placentero y bueno.

Me sigue costando trabajo creer que ya lo superamos, aún sigo llamando a la casa cada tarde y luego de preguntar como anda todo, la siguiente pregunta es sobre si hizo poo poo y donde, cuando escucho que en el inodoro, ahhhhh, se me quita un peso de encima.

Llevamos varias semanas sin accidentes, muuuuchos carros de premios,  muuuuchas alegrías y gritos de felicidad; desde hoy comenzamos una nueva tabla de recompensas, ya no habrán más carros como premios, pero tampoco quiero quitarselas de una si que ahora trabajaremos por stickers, cuando se llene la tabla, Sebastian podrá escoger que quiere actividad quiere hacer esa semana (visita al zoológico, ir a  Toys R Us, al cine… en fin ahí veremos ). Lo importante es que funciono!

Mi bebé es, ahora sí, todo un niño grande!!!

Sebastian durante el entrenamiento… él primer día que hizo poo poo en el inodoro!

Se notaba su frustación.

Anuncios

Entry filed under: Sin categoría.

Una etapa no muy agradable: Sebastián y su ¨big boy bed¨.

1 comentario Add your own

  • 1. Nuria  |  julio 13, 2011 en 9:24 am

    es un enorme triunfo, tanto de Sebastián como de uds. Sos mi idola, mae cualquiera se enoja y pega, cualquiera, pero no cualquiera reconoce su error, para eso se necesitan muchos ovarios

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Alguien por aca se pone cada día más lindo… 7 años ya!

Creciendo a pasos agigantados:

Lilypie Kids Birthday tickers

Mi pequeña gran familia…

Etapas… 2015.

Mis posts

julio 2011
L M X J V S D
« Jun   Sep »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

A %d blogueros les gusta esto: