La llegada de la familia, el bautizo, la despedida, los dientes, la falta de sueño, los 5 meses, también los 6, casi los 7 y muuuuuucho más…

agosto 18, 2008 at 10:22 pm 11 comentarios

 

Uffffff… al fin… estoy de vuelta, tengo dos meses sin pasar por aquí, me la he pasado ocupadísima, han sido unos días intensos, que transcurrieron entre el bautizo del enano, la visita de la familia, la despedida, además de que tuve a Sebas algo enfermito, molesto por la salida de los dientes… en fin… esto por acá ha sido de loco, en este momento son las 4:10 de la madrudaga, Sebastián nos esta dando una de esas noches de les contaré más adelante y mientras Carlos lo intenta dormir (por cuarta vez esta noche), yo aprovecho para escribir un poco a ver si acaso algún día publico este post, llevó semanas intentandolo pero al sentarme frente al computador, me bloqueo, se me van las ideas, las ganas, la inspiración… probablemente el cansacio acabo con la pocas neuronas que me quedaban.

 

¿Tienen tiempo?… porque al parecer este post será largo por todas las cosas que han pasado en estos días y que quiero compartir… empezaré por contarles que tal y como estaba planeado, el 18 de junio, llegó toda la familia de visita, los cuatro abuelos, tios, tias y hasta la bisabuela paterna estuvieron por acá, Sebastián por fin conocío y se dió a conocer entre la familia directa, fue un encuentro muy emotivo, hubo lágrimas, abrazos y besos, todos estabamos felices, Sebas se veía contento pero al mismo tiempo confundido con tantas caras nuevas.

 

Los primeros días fueron difíciles para el enano, estuvo desubicado, mal humorado, no hacía pupu, comia poco, no quería hacer siestas, dormirlo por la noche era toda una odisea y casi todas las noches se despertara llorando (lo que nunca antes), era de entenderse, todo lo que hasta ese  momento había sido normal para él, dejo de serlo de un día para el otro, pasamos de ser 3 en la casa a ser 9, de que durmiera solito en el cuarto, a que durmiera acompañado; así estuvimos mas o menos una semana  hasta que finalmente le toco acostumbrase y una vez controló la situación se sentía felíz con toda la gente a su alrededor, pasaba los días de brazo en brazo y siendo el centro de atención de todos en la casa.

 

El fin de semana siguiente a la llegada de la familia, realizamos el bautizo del enano, fue una ceremonía íntima, sólo para él, al inciar la misa Sebas estuvo incomodo por culpa del sueño, pero afortunadamente no lloro y mientras el padre oficiaba el bautizo, él hacia carritos, burbujas con la saliba y cada vez que el sacerdote se le acercaba aprovechaba la oportunidad para jugar con las mangas de la sotana; al finalizar de la ceremonia y para celebrar el acontecimiento, organizamos un almuerzo-cena en un restaurante mexicano cerca de la casa, comidita que estuvo patrocinado por los padrinos quienes por cierto son mis papás… todo quedó en familia… este fue un cambio de último momento y con el que tanto Carlos como yo estamos felices.

 

Luego de tres semanas de mucha acción, la familia regreso a Costa Rica, la pasamos bien pero ironicamente aunque vinieron por más tiempo, yo sentí que no compartimos lo suficiente en familia, no se pudo, fueron muchas las carreras, las compras, el alboroto, los días se pasaron volando;  esta vez se me dio mucho despedirme, más que todo de mis papás, creo que por Sebastián, me encantaría que él disfrutara más de la familia directa y que ellos también lo disfrutaran a él, lloré mucho ese día y estuve triste por varios más, pero me ayuda el saber que Dios lo permite, veré de nuevo a mis papás en diciembre.

 

Todo después de la despedida volvió a la normalidad, todo menos Sebastián, él se volvío irreconocible, pasó de ser un bebo super bueno  y tranquilo que no molesta para nada, a ser un bebé que hacía berrinches prácticamente para todo, a llorar para dormir, para comer… para todo, de dormir de 10 a 12 horas seguidas por la noche, a despertarse hasta 4 veces en las madrugadas llorando, de tomarse 7 onzas en cada chupón, a no querer más de 3, fue como si me lo hubieran cambiado por otro bebé; por días esperé que la situación mejorará, pero en lugar de eso, las cosas empeoraban, pensabamos que podría ser alguna molestía estomacal, por lo cual lo llevamos al pediatra, quien nos dijo que todas esas molestias eran producto de la salida de los dientes, que es completamente normal que a algunos bebés les molesta más que a otros y que por lo visto a Sebas le estaban haciendo la vida imposible, nos recomendo varias cosas para ayudarle con la travesía; aunque quedé más tranquila, no estaba del todo convencida, porque estaba segura que había algo más.

 

Pasaron varios días y por más que intentabamos con pomadas y remedios, el malestar del enano no cesaba, tuvimos cita nuevamente con el médico, esta vez para el chequeo de los 6 meses, según el doctor todo se encontraba perfectamente y aunque le insistí en que Sebastián no mejoraba, él también insistía en que todo estaba bien, Sebas ganaba medidas y peso normalmente ( 28.5 pulgadas… 73 cm y 19.2 libras… 8.5 kilos). Las cosas continuaban igual, desvelados, muyyyyyy cansados y más que preocupados con la escenas de llanto a media noche, volví a sacar cita, esta vez pedí que no me atendiera el mismo doctor (el consultorio tiene 4 pediatras y aún no tengo mi favorito) ya estaba harta de ese inoperante, quería respuestas, ya el ¨es normal¨ me tenia hasta la coronilla; me atendio un doctor latino, quien por cierto desde la primera vez que lo conocí (para la consulta de los 4 meses) me pareció algo anticuado y extremista, es partidario de la teoría de que a los bebés no se les debe dar más alimento que la leche por el primer año e intenta meterle ese pensamiento a todos los padres que van a su consulta… pero eso será tema de otro post que escribiré sobre la introducción de los sólidos…. siguiendo con el tema, yo estaba muy molesta y aunque no fuí a ninguna facultad de medicina, estaba casi segura que Sebas estaba teniendo algún tipo de dolor estomacal, este pediatra tampoco encontró nada anormal y apoyo el criterio de su colega… la dentisión; en ese momento se le salio el apellido… me Acamache (como decimos en mi familia haciendole honor a mi apellido Camacho), le dije que yo sabía que estos malestares no eran normales, que él llora muy poco (por no decir que no llora) y de hacerlo jamás con esa intensidad y lo más importante, que yo conozco a mi bebé mejor que nadie, ellos solamente lo ven 20 minutos cada cierto tiempo pero yo estaba con él 24/7 y él no es así, le dije con enojo que esta vez no me iria hasta que no le hicieran más estudios; el tipo se me quedaba viendo con cara de loco y al ver que yo estaba verdaderamente disgustada, me pidió que le explicará más detenidamente sobre todos los sintomas, ahí estaba yo, como la maestra pochita, explicando y repiendo lo mismo que vengo diciendo hace tres semanas… mucho llanto, principalmente por la noches, vomito (en un sólo día vomito tres veces, cuando nunca antes) y temperatura… me dijo… ahhh sí, eso no es normal, puede ser algún virus, eso no son los dientes!!!… me le quería tirar encima del colerón… viejo idiota, yo sé que no es normal y eso es lo que les estoy tratando de explicar hace semanas, al final no sé si por insistencia o porque de verdad le parecío extraño, realizó exámenes de sangre y orina, gracias a Dios los resultados no mostraban nada anormal, todo se encontraba bien… pero entonces??? que esta pasando???… la única posibilidad era suponer que todo se debía a un problema estomacal… indigestión o acidez por lo que el doctor le receto una medicina para el reflujo y aunque Sebas no padece de esa condición, es la única que se le puede recetar a bebés menores de un año y que ayuda a aliviar dolores estomacales aparte del reflujo, el médico también nos aconsejo suspender los alimentos (sólidos) por 7 días.

 

Esa misma noche Sebastián estuvo inconsolable, lloró tres horas seguidas, hasta que decidimos llevarlo a la sala de emergencias del Hospital de Niños, no les puedo explicar mi preocupación, es horrible ver a tu hijo sufriendo por algo y lo más desesperante es no saber cual es ese algo, llegamos al hospital a las 11:00 pm y desde que pusimos un pie dentro del Hospital, como por arte de magía Sebastián se tranquilizó, reía con todo mundo, con el tipo que le tomo la temperatura, la presión, con la enfermera, la doctora, el chiquito estaba felíz, yo me sentía mejor de verlo tan contento pero al mismo tiempo confundida y deseando que me tragara la tierra porque nadie nos iba a creer que estaba enfermito, todos nos decian…. él se ve completamente normal, es el bebé más felíz de la sala de emergencias, al ser Sebas un caso de poca emergencia  y dado que habían niñitos más enfermos, nos dejaron de últimos, esperamos horas por la doctora quien nos dijo que todo se veía muy bien… no hay nada que indique que él tenga un problema, ella trataba de explicarme que  los bebés lloran y yo me sentía como la más idiota… claro que yo sé que lloran y muchas veces por nada o por todo, pero no como lo hace él, no con esa desesperación, salimos de ahí a las 3:30 am y más que agotados pero también un poco mas tranquilos.

 

En todos los demás aspectos Sebastián esta progresando muy bien, mas que todo en el área motor… pone todo su esfuerzo para sentarse inclinando su cuerpo hacia adelante cuando se encuentra acostado, si esta boca abajo intenta con todas sus fuerzas ponerse en posición de gateo, pero aún le falta tiempo para lograrlo, se sostiene sentado solito sin ninguna clase de apoyo, gira y gira como un trompo, se la pasa dando vueltas cada vez que puede, de arriba a abajo y viceversa, por lo que hay que tener mucho más cuidado y no dejarlo desatendido ni un segundo, juega mucho con sus pies, los agarra, los chupa, los muerde y casi casi se los come; le gusta mucho estar en el suelo, por lo que hace una semana acondicionamos un rinconcito en el piso de la casa con muchos juguetes y se la pasa muy contento ahí; estar de pie le encanta, se puede sostener con las manitas de las mesas o objetos que queden a su altura por períodos cortos, si ve algún objeto que le llama la atención y este se encuentra a su nivel, él hace todo lo posible para llegar a el, arrastandose, dando vueltas o estirando sus brazos lo más que puede, todo lo que llega a sus manos inevitablemente será sacudido y termina cayendo fuertemente contra el piso, cuando esto sucede él inclina su cabecita hacia el suelo buscandolo, reclama si le quitamos de las manos algo con lo que que se estaba entreteniendo, conversa montones, se pasa el día en una pura habladera, ha dicho ma_ma en 4 ocaciones y ta_ta en dos y a nosotros se nos caen las babas cuando lo hace aunque me parece que aún no sabe lo que significa y lo hace por repetición, trata de imitar cualquier movimiento o sonido que hacemos… principalmente con la boca. Hace mucho tiempo dejó de ser el bebé que amanecía en la posición en lo acostabamos, ahora si lo colocamos boca arriba, él casi de inmediato se va vueltas, quedando boca abajo, se quita la cobija (por más que la prensemos a los lados) y amanece completamente del otro lado de la cuna en el que fue acostado. Sigue siendo fanático de la tecnología… los celurales, computadoras (especialmente la mía que es portatil) y los controles remotos son sus favoritos y nos funcionan muy bien como ¨tranquilizantes¨porque cuando se encuentra algo incomodo (insoportable) le ponemos frente a sus ojos estos objetos, él los toma entre las manos  y se le olvida todo… es el poder de la tecnología.

 

Cada día esta más atento, pone muchísima atención a todo su entorno, a la gente en movimiento, los objetos, los colores, las conversaciones… muchas veces pienso que él sabe de que estamos hablando porque nos mira con un interés, me encantaría poder meterme en su cabecita, ver como él ve el mundo, saber como nos persibe, que piensa y que siente.

 

Es un bebo esquimal, no soporta el calor, desde pequeño se acostubró al frio, nosotros mantenemos la temperatura de la casa bastante baja y cuando vamos a algún lugar que se encuentra más caliente de lo que él suele estar, se pone bastante incomodo, a tal punto que le tengo que quitar casi toda la ropita, de las medias ni que hablar… las detesta, los zapatos no hay forma, levanta los piecitos, los sostiene con las manos y se los quita, son pocos los zapatos que le quedan bien,  tiene los pies y el empeine tan gorditos, casi ningún zapato le entra aunque sea de su talla, sin embardo tampoco me he preocupado por buscar, me fascina verlos descalzo y él se siente más comodo así y es que con estos calores quien no, ya tendré tiempo de preocuparme por eso. 

 

Desde los cuatro meses iniciamos con los sólidos (tema del cual también les contaré con lujo de detalles en otra ocasión) y la verdad ha sido todo un éxito, verlo y darle de comer es un placer, come todo lo que le ofrecemos, hasta el momento no ha rechazado ningún alimento y gracias a Dios tampoco ha desarrollado alergías, tiene un menú bastante amplio y horarios bien establecidos.

 

A pasado mas de una semana desde ese episodío de ER,  las cosas han mejorado mucho, no sabemos sí por la medicación o por la suspención de los solidos, lo que sí sabemos es que ya Sebas esta bien, con respecto al sueño, aunque va mejor, aun no llegamos al punto de antes, se sigue despertanto pero al menos una vez, a diferencia de 4 como ha sido su patrón por el último mes, desde hace dos días hoy volvimos con la alimentación normal, la mayoría de las cosas han vuelto a la normalidad, pero seguimos esperando que duerme como antes, ya nos urge un descanzo, esto no nos había pasado ni cuando estaba recién nacido, no estabamos acostumrados y la verdad dudo que nos acostumbremos.  

Como ven, la transición de los 6 a los 7 meses no ha sido nada fácil, Carlos y yo estamos molidos, pero bien, aprendiendo y creciendo juntoS, cada día más unidos y conectados a nuestro bebo y amando a Sebastián mas y más.

 

Anuncios

Entry filed under: Sin categoría.

En el día del Padre Los cuatro, cinco y seis meses en fotos!!!

11 comentarios Add your own

  • 1. indira  |  agosto 18, 2008 en 10:58 pm

    Igual y no te acuerdas de mi, soy la chica de mexico, y ya mi nena igual esta ya cumpliendo los 3 meses, y no puedo hacer el blog…

    Que gusto volver saber de ustedes, pense que algo les habia pasado, de verdad!!!!!!!!

    Has escrito mucho, ando con algo de trabajo y leere por partes, hubieras hecho tomos, para facilitar la lectura, jajajaja.

    Que bueno tenerlos de vuelta, y comentare otra vez cuando termine de leer, TOOOOODO!!!

    Saludos.
    indira palma.

    Responder
  • 2. Michele  |  agosto 19, 2008 en 7:47 am

    Amiga, qué rico que volviste… te extrañaba… quería saber cómo había ido todo… parece que fue más intenso de lo que pensé…
    quizá a Sebas lo que le pasó es que extrañaba tanta gente a su alrededor… ser el centro… en fin… si a uno le afecta, imagínate a ellos… además, tú misma estabas triste…
    no sabes cómo te entiendo… esas despedidas son terribles… uno se cuestiona todo… sería rico tener viviendo al lado de uno a la familia… en mi caso yo sería feliz si todos ellos se mudan… más que yo irme para allá… a mí me tocará todo ese jaleo en diciembre…
    te mando un abrazo enorme… y me alegro que todo haya salido bien… que el bautizo haya sido lo que esperabas… que todo vaya volviendo a la normalidad

    Responder
  • 3. Lu  |  agosto 19, 2008 en 8:18 am

    Caro!
    Ya ves, salió largo es post pero realmente interesante. he leido cada palabra y ya me vieras haciendo: ohhhh, ahhhhh, noooo!! qué lindoooo, pobres!!!, totalmente empática contigo.

    Pobre Sebas con lo de sus dientes, ojalá y haya sido un proceso menos traumático pero qué se le va a hacer. También le quitamos la comida a Ale durante una semana, recién ayer volvió a comer, es que la pobre andaba muy estreñida, no tienes idea cómo sufria. Ahora su estómago volvió a la normalidad y ha vuelto a comer, ella no le entra a todas las comidas es media esticosa para comer, y los dulces le fascinan.

    También hemos acondicionado un lugar en la casa, en el piso, para que Alejandra juegue, le encanta, a veces no la veo y ya se fue fuera de manta y está en el piso 😛

    Bueno Caro, no nos dejes tantísimo tiempo sin saber de ustedes. CUídate harto y trata de estar más tranquila, aunque cuando nuestros hijos lloran por algo que sospechamos puede tener, no hay nada de tranquilidad. Sólo que ene la medida que tratemos de relajarnos ellos harán lo mismo.

    Un enorme abrazo,

    Lu

    Responder
  • 4. Catia  |  agosto 19, 2008 en 4:49 pm

    Que gusto saber de ustedes y Sebastián nuevamente. Buscaba alguna novedad y no encontraba nada. Pensé que podías haberte aburrido del blog. El mio lo privaticé, pero me encantaría invitarte a leerlo, ya lo hice una vez pero como no tuve respuesta anulé la invitación.
    Respecto a los berrinches de Sebastián, lo más probable es que sintió la falta de todos los que lo acompañaron durante varios días. Michele tiene razón, el es chiquito pero quizás sentía también la tristeza tuya. Normalizarse no es fácil para los adultos , imagínate para el que no puede expresar lo que siente si no con llanto. Todas estas razones pueden haber provocado un trastorno en su sueño también, si durmió acompañado!!!! y ahora sólo otra vez.No se si esto puede ayudarte pero te contaré que nunca mas dormí una noche de corrido. Ahora que son grandes el desvelo es por cosas que puedan pasarle en la calle cuando salen.¿ Que sera peor ?. Los dientecitos tambien es otro tema, muchos niños ni te das cuenta( como mi nieta) otros la sufren mucho. Lo que dicen mis cinco hijos ya grandotes con respecto a la crianza, es que el primer hijo paga el precio del noviciado, el segundo un poco menos y los otros se crian solos… jajaja…
    En la medida que uno esté tranquilo, dentro de lo que se puede, nuestros hijos se sentirán más tranquilos también. Animo, esto recién está comenzando para ustedes, pero ser padres es maravilloso con todo lo que eso implica.
    Un abrazo desde Chile.

    Responder
  • 5. aimee  |  agosto 20, 2008 en 7:50 pm

    Caro! Que bueno saber de ustedes. Por un tiempo pensamos, que ya no iban a “blogear” mas 🙂 Que bueno que estan devuelta!

    Pobre Sebas! Pero es que los doctores de aca, contra se van por el “librito” y no hacen mas de lo que deben hacer. A mi me revientan la paciencia. Valeria esta en las mismas. Se despierta en las noches como cuando estaba recien nacida. Ya no duerme toda la noche de corrido. Llora a lagrima tendida, inconsolable y nosotros ya no sabemos que mas hacer. Pa’ colmo tiene un ronquido que no se le quita. La lleve a un pediatra en PR, me dice que tiene alergias, que lo mas seguro sea a algo en el ambiente. La pediatra de aca, que a los ninos menores de 18 meses no se les diagnostica alergias. Y le digo, pero si tiene alergias, que se supone que pase? Que espere a cumplir los 18 meses para que por fin podamos hacer algo? Reviento!!!!!!!!!!!!!!!

    Cuantos dientitos tiene ya Sebastian? Ay si uno pudiera pasar el dolor por ellos y luego ponerselos con peguita de sabores y ya! Es desesperante verlos llorar de la manera que lo hacen y el cansancio de uno no ayuda tanto tampoco 😦

    Muchos besitos bruja!! Estamos en contacto. Espero que Sebas siga sintiendose bien!!!
    -Aimee

    Responder
  • 6. Erika  |  agosto 21, 2008 en 9:15 am

    Aunque no lo creamos los cambios de rutina afectan muchisimo a nuestros bebes…

    El otro dia por ejm, salimos y ER se durmio fuera de casa a las 11pm, sin bañarse y sin tomar su lechita, a las 2am se desperto super nervioso y no durmio hasta las 8am…

    Asi que hay que intentar no variarla mucho eso unido a la salida de los dientes, tiene al pobre Sebas en ese estado.

    No me queda mas que decirte que se armen de paciencia, que es solo una etapa y que luego todo volverla a la normalidad.

    Ojala y Sebas ya este mejor.

    Un besito.

    Responder
  • 7. Gaby  |  agosto 21, 2008 en 4:44 pm

    Ahhhh!!!! Amiga mía que te diré….. Te entiendo tanto, tanto y realmente me imagino como han podido estar de desesperados no hay nada peor en este mundo que tener a un hijo enfermo y peor aún sin saber xq realmente, pero bueno lo importante es que ya todo va mejorando y aunque yo se que es difícil hacerse de la idea de que los hijos se enferman tambien, y que ese proceso es super agotador pero bueno lo importante es que uds pueden estar ahi con el cuidandolo y chineandolo muchisimo xq eso es lo que necesitan amor, paciencia y dedicacion. Elos tampoco saben que pasa!!!!! Un beso y cuidesen muchisimo!!!!! Se les quiere y extraña!!!!!

    Responder
  • 8. tia elsa  |  agosto 21, 2008 en 8:52 pm

    Cuanto progreso el pequenín, que lindo verlos crecer e independizarse. Me imagino la angustia que habrán sentido con todo este tema y que los médicos no encontraban nada anormal. Al fin parece superado, me alegro mucho que hayas vuelto, te mando un beso enorme y felicitaciones por ese hermoso hijo que Dios les regaló, tía Elsa

    Responder
  • 9. Dariela  |  agosto 23, 2008 en 11:37 pm

    Caro! Me tuve que pasar varias veces por aquí para poder leer todo el post porque no me daba tiempo de sentarme a leer todo a la vez, que bárbara!! Y donde están las fotos de todos estos meses? Nos las debes!!
    Bueno, me imrpesionó mucho lo de los doctores porque nosotros mas o menos pasamos por lo mismo aquí, los doctores siempre nos dicen, está todo normal, son convulsiones febriles y ya, si nosotros no insistimos no lo mandan a tomarse los exámenes, y la última vez nos atendió otra doctora que fué muchísimo mejo que la normal y ahora cambiamos con ella, pero es todo un desastre.
    Estaba esperando que dijeras que finalemente le encontraron algo que se llama “tal” pero bueno si no es así es que de verdad ojalá todo está normal! y que Sebas solo está pasando por muchos cambios. Te cuento que Adrián todavía se depiert a veces (al menos un día si y un día no) a media noche gritando horrible como si alguien le sestuviera pegando, y yo me he accostumbrado, que así es y trato de ir lo más tranquila que pueda para transmitirle calma, le ponog su chupón y ya se queda tranquilito, pero si pasó por muchas etapas donde se despertaba muchas veces derepente y no entendía porqué.
    Bueno, este comentario ya está mas largo que tu post. Seguimos in touch. Un beso y espero fotos!!

    Responder
  • 10. Gabi  |  agosto 24, 2008 en 2:46 am

    Hola..! Me llamo Gabi, tengo un bebe de 6 meses, se llama Santiago y es la luz de mi vida..
    Mi bebe ha estado teniendo el mismo problema.. primero los tuvo de mas chico, y era que tenia reflujo.. A veces no parece que lo tengan, a veces nisiquiera es necesario que repitan la lechita cada vez que comen, y eso me lo dijo el pediatra…
    Ahora tengo ese problema de la denticion…
    A mi me recomendaron que le diera al bebe a morder una varita de apio, que eso les adormece las encias y me ha funcionado muy bien..
    Tambien me recomendaron la crema Khanka para las aftas en su presentacion infantil y es Buenisima!
    Espero te sirvan los consejos porque es desesperante verlos sufrir y que nada calme sus desesperacion
    Besos a ti y a tu chiquito

    Responder
  • 11. Nuria  |  septiembre 3, 2008 en 11:39 am

    Ay Caro!!! que sufrimiento mas estresante!!!!! Yo creo que le hubiese cortado la “jupa” a algún médico!

    Que raro que no supieran más que fue.

    Siguen con los problemas de sueño??? Ignacio es quince días menor que Sebas y no le ha salido ni un diente!

    Que gusto encontrar otra mamá tica!

    Un super abrazo y seguimos en contacto

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Alguien por aca se pone cada día más lindo… 7 años ya!

Creciendo a pasos agigantados:

Lilypie Kids Birthday tickers

Mi pequeña gran familia…

Etapas… 2015.

Mis posts

agosto 2008
L M X J V S D
« Jun   Sep »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

A %d blogueros les gusta esto: