Sebastián en Cuarta Dimensión…

enero 12, 2008 at 9:01 pm 1 comentario

Primero debo decir que mi experiencia con el 4D fue hace algunas semanas (dic /04 /07) y no fue del todo buena.

Para empezar había escuchado que el mejor momento para realizar este ultrasonido era entre la semana 25 a la 28 porque el bebé aun no esta muy grande, tiene espacio para moverse con más libertad, no se ven tan estrujados por la placenta y el líquido a su alrededor es suficiente… un punto importante para tener buenas imágenes; le comente a mi doctor que quería realizar este estudio en la semana 28 pero me dijo que no sería posible porque ellos en el consultorio sólo lo hacian en la semana 30… me dio una serie de razones y aunque no quede muy convencida le creí, aun así y como soy bastante desesperada estuve llamando a otros lugares donde sí lo hacían desde las 25 semanas pero los precios eran elevadísimos (cerca de $400), así que nos quedamos ¨tranquilitos más bonitos¨ esperando la semana 30 con mucha ansiedad para ir a ver a nuestro gordo.

En un principio sólo pensaba lo lindo que sería ver su carita, sus facciones y talvéz hasta podríamos ver a quien se perecía, pero leyendo un poco me entere que este tipo de exámes es muy importante porque se pueden tener datos más específicos sobre el funcionamiento de los órganos del bebé (riñones, vejiga, corazón, etc), ver de forma más clara si todo esta ¨trabajando¨ adecuadamente, al saber eso, más se elevó la ansiedad.

Llegamos a la cita con 30 minutos de anticipación (teníamos entonces 30 semanas y dos días… ahora estamos en la 36), mi doctor tiene dos consultorios, pero lleva a cabo los ultrasonidos en el que es un poco largo de donde vivimos y quisimos salir con tiempo previniendo cualquier inconveniente, la cita era a las 3 pm, normalmente se atrasan unos 10 minutos, ese día nos fueron llamando a las 4 pm y sólo para decirnos que la persona encargada de hacer los 4D tuvo salir de emergencia y que iba a ser imposible hacernos el ultrasonido… yo por supuesto me puse muy triste, había estado esperando ese día por semanas, Carlos se molesto bastante… por suerte dijo poco, eso sí su cara lo decía todo; el doctor se disculpo con nosotros, nos dio cita para la siguiente semana y nos dijo que sería gratis, pero ni eso nos quito la cara que teníamos, el dinero no era el problema en ese momento, si estabamos ahí era porque teníamos los casi $200 que nos costaría el 4D, nuestros problemas eran otros, por ejemplo que habíamos esperado tanto tiempo, que nadie tuvo la decencia de salir a decirnos antes, que para la siguiente cita Sebastián tendría 31 semanas por lo que sería más difícil verlo y por último que Carlos no podría acompañarme por cuestiones de trabajo y él estaba bastante emocionado con la idea de ver a su hijo, de ponerle cara a ese bebé al que le habla, acaricia y ¨besa¨ todos los días.

Salimos de ahi bastante desilusionados, casi ni hablamos en todo el camino (unos 30 minutos), no estamos enojados el uno con el otro, era sólo impotencia, yo aunque suene tonto llegue a acostarme un ratito y como la más niña me puse a llorar, es que de verdad estaba tan ilusionada de ver su carita, sus manos… todo y sabía que entre más días pasaran más difícil sería y no había nada que hacer, sólo esperar… la espera se ha hecho algo tan normal en este tiempo y yo simplemente no sirvo para eso.

Finalmente llegó el día, fuí sola y llegue temprano, esta vez si me atendieron a tiempo, la enfermera antes de iniciar me explicó lo que podría esperar… por el hecho de estar en la semana 31 se complicaba un poco ver al bebé, tendría menos líquido y eso era primordial para tomar buenas fotos, también me dijo que el bebé ya estaba bastante ¨apretado¨ por la placenta y que sus facciones no se verían muy claras, pero dijo algo que me hizo explotar… me dijo: ¨por eso es que nosotros les recomendamos a las mamás hacerlo entre las 26 a 28 semanas a lo mucho¨ y yo QUE???????? pero si eso es lo que yo quería desde un inicio y el doctor me dijo que aca sólo lo hacían a las 30… ella se quedo muda y desde ese momento yo ya estaba lo suficiente molesta, no me quería indisponer más, así que lo dejé ahí y sólo dije OK, pues a lo que vinimos.

Ella empezó a hacer lo suyo, lleve mi cassette para que me grabara todo de principio a fin, yo vi que lo insertó en la máquina por lo que supuce que estaría grabando desde ese momento, pero no sé porque le pregunte como 15 minutos después… esta grabando verdad??? y ella como la más fresca me responde que NO!!! que aún no tiene buenas imágenes y que no ha logrado que Sebastián se ubique mejor… le respondi… vea joven… mi esposo no esta aca y él va a querer ver todo, no nos importa la calidad de las imágenes pero queremos todo de principio a fin!!! ahí la muy ¨ágil¨ empezó a grabar, pero sólo quedaban unos cuantos minutos; Sebastián ya estaba de cabeza y con la carita bastante pegada a las paredes de la placenta, había poco líquido entre la placenta y su cara y para terminarla de hacer yo como la más brutita lleve un foco (o linterna), que utilizaba desde la semana 28 para ¨estimularlo¨ poniendole la luz directamente sobre la pancita y como cada vez que lo hacía él se movía mucho me imagine que lo disfrutaba, le pedí la autorización a la enfermera para sacarlo y ponerlo sobre el vientre, ella se sorprendío pero me contesto que sí; pensé que talvez se movería siguiendo la luz y que en una de esas podríamos tomarle una foto, pero cual fue la sorpresa que en el momento que lo hice Sebastián se puso las dos manotas en la cara, cerro los ojos y volvio la cara… LA LUZ LE MOLESTA y yo como las más tontita se lo hacía todas los días por un lapso de 10 minutos, que pecadito!!! no lo estaba estimulando, lo estaba molestando y claro que se movía pero era sólo para esconderse, por supuesto que desde ese día ya no lo ¨torturo¨ con eso de la luz, por más que intentamos no hubo forma… no se quito las manos de la cara y no lo pude ver :0(, la enfermera dijo que lo podríamos intentar la siguiente semana (a las 32), pero salí de ahí con mucho dolor, ella me movia la panza para un lado y para el otro y no quise pasar por eso de nuevo… no vale la pena, a Sebas lo veo en mis sueños y eso es suficiente por ahora, además es tan poco lo que falta para verlo en vivo y a todo color.

Luego de esta “grata” experiencia con el 4D, sólo me quedó una gran incertidumbre… desde la semana 18 utilizo el Sistema Baby Plus para estimular a Sebastián y ahora no se si verdaderamente lo estoy estimulando o le hago lo mismo que hacía con la luz… molestarlo y hacerlo enojar, a lo mejor y tantas patadas que me da durante las sesiones son sólo de repoche y frustación al intentar “protegerse” de tanto ruido… cuando nazca hare la prueba y vere su reacción.

De todas formas esta es la única foto rescatable de todo esto.

 

Anuncios

Entry filed under: Sin categoría.

Un poco de Demencia y mucha Paranoía!!! En cuenta Regresiva… 7 Días para el Gran Día!!!

1 comentario Add your own

  • 1. Lu  |  enero 13, 2008 en 8:27 pm

    Caro, me parece increible lo caro que te cuesta una eco. Aqui en Perú, me costaron $65 dólares incluida la grabación de principio a fin. Que pena que no hayas podido ver detalles del bebé, aunque ya pronto lo tendràs en tu brazo para indagar màs acerca de èl.
    Besos.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Alguien por aca se pone cada día más lindo… 7 años ya!

Creciendo a pasos agigantados:

Lilypie Kids Birthday tickers

Mi pequeña gran familia…

Etapas… 2015.

Mis posts

enero 2008
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

A %d blogueros les gusta esto: